Una aproximación a la historia del 188

Nuestro Grupo se fundó el miércoles 15 de agosto de 1970 por la iniciativa de unos muchachos que querían hacer algo distinto y con la ayuda y el ejemplo de la “Patrulla del Kanguro”, que era la única en Cádiz que conocía el Escultismo, fueron forjándose como una patrulla denominada “El Halcón” y preparándose dentro del método denominado Escultismo.
Al cabo de un tiempo, amigos, vecinos y familiares de estos muchachos se interesaron y solicitaron su ingreso, empezando a germinar el Grupo, que se formó con una Manada de Lobatos (niños de 8 a 11 años) y una tropa Scout (niños de 11 a 17 años), teniendo los miembros de la Patrulla del Halcón que hacerse cargo de dichas secciones, como Jefes (Scouters), pero siempre bajo la inestimable ayuda de la “Patrulla del Kanguro”.

Poco a poco el Grupo fue tomando forma, se consiguió un local en La casa de la Iglesia (el Obispado) que se compartió durante unos años con otro situado en la Parroquia de la Pastora en la calle Sagasta, y eso fue dando forma a ese embrión de Grupo, realizándose varias actividades al Aire Libre, de las que cabe destacar un campamento que se realizó en la Casa del Guarda existente en el “Pinsapar”.
Como colofón de algunos años trabajando, se afrontó la realización del Primer

Campamento de Verano, que se efectuó en los Pinares de La Algaida, en el término municipal de Puerto Real allá por el verano de 1973. Durante esos años, tras Juan Reveriego (Ojo de Lince) que fue el primer Jefe de Grupo, asume esta responsabilidad Antonio Picardo Joly, dominico que regresa a Cádiz habiendo sido scout en diversos países.
El año 1974 fue el espaldarazo definitivo del Grupo, principalmente con el Reconocimiento Oficial del mismo por la Asociación, dándole al Grupo el número 188 del Registro Nacional. Ese mismo año por el verano, el Grupo dio un paso adelante al crearse la Unidad Esculta (jóvenes de 14 a 17 años). En esos años existían Grupos scouts de ASDE en San Fernando, Chiclana, Barbate, Puerto Real, Vejer (el que aún existe), Tarifa y Algeciras
Posteriormente en 1975 el Grupo siembra la semilla del Escultismo en Cádiz y sus filas salen miembros para fundar el Grupo “El Drago”, también en ésta ciudad, así como también otros scouters pasan a desempeñar cargos recién creada Sub-Comisaría de Zona(hoy Delegación de Cádiz) : Juan Calvo Coda que pasa de ser nuestro Jefe de Grupo a subcomisario de Zona y Mariano Sánchez Pantoja que pasa a ser secretario, organismo encargado de coordinar a los Grupos de Cádiz y Provincia. El Grupo da en ese año otro paso adelante y se crea una nueva sección, el Clan Rover (jóvenes de 17 a 21 años). En el año 1976, el Grupo toma otra decisión importante para la época: adoptamos la coeducación, es decir los grupos mixtos. Aunque ahora nos pueda parecer extraño, eran otros tiempos, otra sociedad e incluso diría que otro país. Hasta hacia muy poco tiempo, la única forma de hacer escultismo era por separados, guías y scouts, aunque fuéramos juntos e hiciéramos casi todas las actividades en común, existían dos asociaciones, scouts de España y Guías de España.

Sobre el año 75-76, ASDE adopta la decisión de ofrecer un escultismo mixto, es decir abrir nuestros grupos a las mujeres, eso supuso una verdadera revolución y a la larga la practica desaparición de las guías. El 188 fue de los primeros grupos que adoptó la coeducación como la manera más natural de hacer escultismo, y no creáis que no nos costó convencer a los padres de las niñas que entraban, ¡y de los niños que ya estaban!. Afortunadamente todo se desarrolló con mucha mayor naturalidad de lo que pensábamos, y al poco tiempo teníamos casi tantas niñas como niños en el Grupo.

Ya con personalidad propia participamos en la creación de la Coordinadora Local de Escultismo, y en diversas actividades para difundir el Escultismo en Cádiz. Así mismo y tras duros esfuerzos una Sección del Grupo, en concreto la Tropa Scout, consigue realizar un campamento de verano fuera de la provincia; en el Pantano del Chorro en la Provincia de Málaga.
Los años siguientes fueron transcurriendo con normalidad y el Grupo, podíamos decir

que se encontraba en uno de sus mejores  momentos, la Tropa Scout volvió a ir al Chorro y durante dos años posteriores a Cazorla, dos representantes asistieron a un Campamento Internacional de Scouts ingleses y una patrulla fue al Campamento Nacional celebrado en Tenerife, además se formó una Unidad Esculta formada íntegramente por los Guías y Subguías de la Tropa.
El año 1980 es un año clave en la vida del Grupo: fuimos desalojados del local que

ocupábamos en la última planta del Obispado por voluntad del administrador del Obispado al no ser un grupo “confesional católico”, así que al regreso del campamento de verano de ese año (Tiscar), nos encontramos sin local.

A más de 30 años vista, me reafirmo (entonces yo era jefe de Grupo) en que esa decisión tomada por el Consejo de Grupo con el apoyo de los padres,  fue una decisión totalmente correcta, de hecho desde nuestra “salida” del Obispado se inició otra época “dorada” en el 188: reafirmamos nuestra independencia, siendo uno  de los primeros Grupos de España en tener local de alquiler, los padres, que entendieron y respaldaron la decisión, se unieron al grupo como una verdadera piña, crecimos como Grupo y llegamos a ser 100, el sentimiento de pertenencia a algo vivo y atractivo se desarrolló enormemente, y se creó un equipo de Scouters, que aún hoy sigue unido de una u otra forma.

A raíz de eso y después de una larga búsqueda, un verano casi completo, encontramos un local en la calle Adolfo de Castro, que debido a sus pequeñas dimensiones nos obligaba a realizar nuestras actividades de ciudad en la Alameda Apodaca. Con respecto a  la búsqueda del primer local en la calle Adolfo de Castro, ese verano los Scouters, por parejas y con un mapa de Cádiz de una guía telefónica que “cuadriculamos”, ¡¡NOS RECORRIMOS CASI TODO EL CASCO ANTIGUO, CASA POR CASA!!.  Preguntando en cada casa si había algún local para alquilar como almacén (cualquiera les decía a los vecinos que queríamos meter un grupo Scout en los bajos, con perdón). Así fue como encontramos el primer local.
Posteriormente encontramos un local más o menos decente y digo esto porque la parte más atractiva eran dos salas  semisubterráneas que aún conservaban el suelo y las paredes de cuando fueron aljibes, obviamente hubo que hacerle obras para adecentarlo. Estas obras  la hicimos entre Scouters y padres, allí aprendimos, entre otras cosas a repellar y a poner losas, y de qué manera, cuando habíamos puesto todo el suelo de los dos locales, TODAS SE MOVIAN,  ya sabíamos que así, lo que es así, no se ponían, hubo que quitarlas TODAS y volverlas a poner, lo dicho APRENDER HACIENDO (mal) las cosas.

Es en este local, en la calle Benjumeda, donde el Grupo llega a desarrollar íntegramente las etapas educativas del Escultismo al tener las cuatro secciones en buen funcionamiento; Manada, Tropa Scout, Unidad Esculta y Clan Rover (entonces no existían los castores). Esta última llegó a realizar una ruta en el Pirineo Aragonés y catalán.
En esos años, debido al exceso de scouters (¡increíble!) decidimos abrir otro grupo de ASDE en Cádiz. El Grupo Quercus, que  como Eva, salió de nuestras costillas. En aquel momento, como Grupo de ASDE en Cádiz solo estábamos nosotros, así que varios miembros de nuestro grupo: Scouters y rovers, “capitaneados” por Antonio Lucas que llevaba varios años de scouters en nuestro Grupo, y con la ayuda de todos abrimos el Quercus en “Los Porches”. Al poco tiempo el grupo Quercus creció y se hizo una realidad independiente. Como anécdota curiosa, hubo un intento de abrir un Grupo con la Iglesia de los Santos de los últimos días (vulgo Mormones). Que por diversas razones no llegó a cuajar.

Aunque el local de Benjumeda era más grande que el anterior, aún se nos quedaba chico y por esta razón fue por la que la decidimos irnos cuando encontramos un local mayor al local actual situado en la calle San Juan (año 1986), primero en régimen de alquiler y posteriormente como propietarios, al adquirir el local a finales del año 2006.

Por dos razones fundamentales el Grupo comienza en el año de 1986 una etapa nueva. La primera es el deseado cambio de local; y la segunda, es que los componentes del Clan Rover, primero que completaba su formación en el grupo,  decidieron integrarse como scouters en el Grupo sustituyendo casi al completo al equipo de scouters que desde principios de los 80 gestionábamos el grupo, expulsión y búsqueda de locales incluida, quienes de una u otra forma y por diversas razones dejamos la primera línea del Grupo. Estando de esta forma, los que en su día fueron lobatos, troperos,  escultas y rovers, ahora de Scouters en el 188.

Visto con la perspectiva y la experiencia que dan los años, un cambio tan brusco, quizás no sea el más adecuado para garantizar la viabilidad de un grupo scout, y probablemente de nada.

Aquí acaba esta parte de la historia que me ha tocado contar, es una historia abierta, larga y espero que con mucho que contar aún. Desde aquí animamos a todos los que quieran contar la historia del grupo, o “su historia” en el Grupo 188 que nos la envíen para poder compartirlas.

Un saludo, largas lunas y buena caza a todos

Sebastián Quintero Otero

ExJefe y ExCoordinador del Grupo 188 en varias ocasiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Rellena el Captcha para ser un verdadero scout *